Otro Prejuicio Típico: Estos Niños Sólo Saben Dar Amor

Otro prejuicio típico que escucho constantemente y también leo en las fotos de personas con síndrome de Down que se publican en los medios sociales, incluídas las de mis hijos, es el siguiente, “Estos niños sólo saben dar amor.” Revisemos esta oración para ver si así de una vez entendemos el impacto de nuestras palabras y el prejuicio encerrado en ellas:

  1. “Estos” De nuevo, cuándo hablamos de “estos”, “esos”, o “aquellos,” ¿a qué nos estamos refiriendo. ¿Porqué los queremos aislar del resto de sus pares? ¿Qué es lo que ganamos excluyéndolos?
  2. “lo único que saben,” Estamos afirmando que no saben hacer nada más, o peor aún, que no pueden hacer nada más, y por eso como sus padres, tenemos que sentirnos bendecidos, porque en el caso de nuestros hijos, son tan puros, inocentes, nobles, y bendecidos, que de todas las cosas que un ser humano puede aprender en la vida, ellos lo único que saben es..
  3. “dar amor.” Entonces, sólo dan amor. Y todo lo que hacen en la vida lo hacen fruto de su amor. Y por ese elevado motivo no merecen ser educados, ni redireccionados, ni que la gente tenga expectativas acerca de ellos. Al final, sólo dan amor.
  • Clarificando la oración, antes que nada no son “estos,” son sencillamente niños, y eventualmente se convierten en jóvenes y adultos como todo el mundo.
  • Segundo, saben un montón de cosas y aprenden todo lo que se les enseña. Así de típicos y aburridos son. Dar amor no es lo único que saben. En el caso de los míos, saben hablar, saben comer, saben leer, saben escribir, saben sacarme de quicio, saben mentir, saben pelear, saben manipular, saben nadar, saben lavar su ropa, saben saltar, saben correr, saben ir al baño, saber ducharse, vestirse, jugar, cantar, … y así, probablemente saben tanto o mucho más que otros niños de su edad. No porque sean más sabios ni más elevados, sino porque han sido criados para aprender y ser lo más independientes posibles.
  • Y por último. Sí, dan amor como cualquier hijo, y tanto amor dan que en ese amor uno como padre encuentra la paciencia para sobrellevar sus caprichos. En ese amor uno encuentra la fuerza para lidiar con los días difíciles y nunca rendirse. La templanza para criarlos con amor y exigiendo el respesto que se merecen, aún cuando nunca será fácil. La fe para creer y esperar lo mejor de ellos, lo que entre otras muchas cosas incluye el sueño de que aprendan muchas cosas, para que así nunca sean limitados por quienes creen que lo único que saben o podrán saber algún día es dar amor.

Así que antes de decirlo o escribirlo, piensa bien en lo que quieres decir. Y si lo que quieres decir es que “los niños llenan la vida de sus padres de amor,” ¡perfecto! Ese es un mensaje inclusivo y universal que aplica a todos, porque cuando se trata de amor incondicional, no hay ni “estos,” ni “aquellos,” son sencillamente hijos.

Eliana Tardio
Conéctate

Eliana Tardio

Líder Hispana y Defensora De La Diversidad at Vivir con Pasión, Compasión y Estilo
En este espacio Eliana comparte su pasión por un mundo inclusivo a través de las historias de integración natural de sus dos hijos, Emir y Ayelén, quienes crecen y desarrollan sus talentos como modelos de diferentes marcas internacionales. Viviendo con pasión, compasión y estilo; esta es una vida totalmente imperfecta que celebra pequeños grandes triunfos mientras interpreta las enseñanzas en los retos. Eliana fue nombrada el 2015 como Mejor Activista Latina en US gracias a Latinos in Social Media.
Eliana Tardio
Conéctate
About the Author

En este espacio Eliana comparte su pasión por un mundo inclusivo a través de las historias de integración natural de sus dos hijos, Emir y Ayelén, quienes crecen y desarrollan sus talentos como modelos de diferentes marcas internacionales. Viviendo con pasión, compasión y estilo; esta es una vida totalmente imperfecta que celebra pequeños grandes triunfos mientras interpreta las enseñanzas en los retos. Eliana fue nombrada el 2015 como Mejor Activista Latina en US gracias a Latinos in Social Media.

Leave A Response