Destacados
Home Uncategorized 10 Razones por las que me siento bendecida de tener dos hijos con síndrome de Down

10 Razones por las que me siento bendecida de tener dos hijos con síndrome de Down

Available in English, here

Ya han pasado más de 6 años desde que mi hija nació. Su inesperado diagnóstico me paralizó y me mantuvo confundida y triste durante su primera semana de vida. Ya tenía un hijo con síndrome de Down, mi hijo de 2 años, y convertirme intempestivamente en la madre de dos hijos con la misma condición me hizo preocuparme por el futuro, y dudar de mi capacidad para ser una buena madre para ellos.

En general fue una bebé muy saludable. Aunque nació dos semanas antes de lo pronosticado, ya pesaba 7 libras y medía 19 pulgadas, un buen peso y tamaño para una pequeña con un cromosoma demás. La dí a luz después de 12 horas de parto, sin epidural ni medicinas para el dolor. Siempre supe que quería estar completamente consciente cuando la tuviera entre mis brazos por primera vez, quería sonreírle con el alma para darle la bienvenida. Siempre tuve dudas acerca de su condición, así que mi intención era estar lúcida ante cualquier señal de la condición. Ni siquiera hizo falta mirarla más detenidamente ya que sus características eran muy obvias, y la enfermera me lo confirmó apenas me la entregó.

El primer pensamiento que vino a la mente fue “Dios mío, esto no puede estar pasándome a mi.” De repente me escuché sollozando, pero fue una reacción difícil de comprender. Mi cabeza seguía procesando la noticia, pero mi cuerpo ya reaccionaba ante uno de los mayores temores de mi vida: tener un segundo hijo con síndrome de Down.

Todavía recuerdo a la gente hablando alrededor; yo sólo alcanzaba a escuchar “bla-bla-bla.” Estaba completamente confundida. Durante las próxima horas, Ayelén tuvo un electrocardiagroma. Fueron encontrados dos pequeños agujeros y un soplo cardiaco. Ese fue el momento en el que realmente me sentí desesperada y me quebré en pedazos. Me la imaginé teniendo cirugías constantes, y de repente reviví uno a uno los difíciles momentos a los que ya me había enfrentado mientras criaba a Emir.

La sicóloga del hospital tocó a mi puerta  y me ofreció conversar, desahogarme con ella y compartir mis mayores temores. Mis preocupaciones eran obvias; cuidados médicos, problemas financieros, educación.. las mismas preocupaciones que todo padre tiene, pero multiplicadas por 100 cuando uno las vive a través de un hijo con discapacidad.

A pesar que me dijo muchas cosas sin sentido, me dijo algo que me hizo pensar y comenzar a creer que todo en la vida tiene una razón de ser. “Tener dos hijos con síndrome de Down no es lo ideal,” dijo. “Puede que no tengan mucho que darse en términos de desarrollo, pero son hermanos y crecerán juntos, se convertirán en grandes amigos y se entenderán como ninguno.”

Tenía razón en eso. Son perfectos el uno para el otro. Son los mejores amigos, y realmente nadie puede entenderlos mejor que el uno al otro. Pero no es así por tener síndrome de Down, pero porque son hermanos. Son familia y han crecido apoyándose el uno al otro. También estaba completamente equivocada cuando dijo que no tendrían mucho que darse en términos de desarrollo. Nunca deja de sorprenderme el verlos trabajando juntos, apoyándose y aprendiendo el uno del otro.

Así que hoy, más de 6 años después, tengo muchas razones para sentirme bendecida por tener estos dos hijos. Estas son sólamente 10 de ellas.

1. Siempre están listos para apoyarse.

hermanos_con_sindrome_de_down

2. Se protegen y se adoran.

dos_hijos_con_sindrome_de_down

3. Se enfrentan a retos similares, y juntos es que logran vencerlos y celebrar todo lo que pueden.

3

4. Ser hermanos y compartir la misma condición de vida lo has hecho inseparables; se entienden mejor que nadie. Son pacientes y agradecidos el uno con el otro.

hermanos_con_sindrome_down_agradecidos

5. Juegan, comparten, pelean y hacen todo lo que cualquier hermano y herman hacen. También son aliados silenciosos a la hora de las travesuras.

hermanos_complices_con_sindrome_de_down

6. El ha aprendido a peinarla y pintarle las uñas. Ella ha aprendido a hacer carreras de autos y jugar a los super-héroes. Son felices.

hermana_hermano_con_sindrome_de_down

7. Ella es fuerte e impulsiva. El es tímido y reflexivo. Hacen un equipo perfecto y se complementan maravillosamente.

Hermanos_diferentes_iguales

8. Pelean, ríen y se enojan, pero desde el día en que nacieron, no han pasado 24 horas sin que se den un abrazo o un beso. No importa cuántas veces lo escuche, escucharlos decirse “Te amo” es el regalo más perfecto.

amor_hermanos

9. Emir siempre le recuerda lo hermosa que ella es. Ayelén siempre le dice que es el hermano más grande e inteligente. Nadie les enseñó a hacer eso, es algo que nació en sus corazones como el gesto más tierno, dulce y sincero.

querer_a_un_hermano

10. Son perfectos el uno para el otro. No tengo duda alguna de ello.

10

En vez de sentirme preocupada o desesperada por lo que el futuro nos depara, me siento inmensamente bendecida. Se que siempre se tendrán el uno al otro. Sus lazos fraternos siempre traen grandes lecciones de nobleza, alegría y fé en sus propias habilidades.

Sus vidas siempre me recuerdan que “Ser feliz no se trata de tener todo lo que queremos en la vida, sino de ser agradecidos por lo que tenemos y hacer con ello lo mejor de nosotros mismos”

 

Related Posts
Leave A Response
  • Leave a Reply