Destacados
Home Uncategorized Beneficios de la Integración Escolar para niños con Síndrome de Down. La Evolución Personal de Emir

Beneficios de la Integración Escolar para niños con Síndrome de Down. La Evolución Personal de Emir

AVAILABLE IN ENGLISH HERE

Esta es la historia de la evolución personal de su Emir en su  proceso de integración escolar.

Hoy se acabó el año escolar en nuestra ciudad. Ayer Emir llegó con un video de memorias de la escuela, su libreta y otros recuerdos de su paso por el 1er grado en un aula integradora en la que pasó la mayor parte del tiempo gracias a su increíble esfuerzo.

Fue un año maravilloso para él. Las fotografías y las imágenes no mienten, y ver su sonrisa en cada una de ellas mientras abraza a sus compañeritos típicos y se siente parte del grupo; fue el verdadero premio de este periodo en nuestras vidas. Académicamente también avanzó a paso agigantado, ya sabe sumar, lee muy bien, y siempre hace un excelente trabajo con los dictados.

Es increíble que finalmente hayamos completado este reto que parecía tan difícil hace meses atrás. Así fue como todo comenzó.

El año pasado tomé una decisión difícil, decidí mudarme de ciudad con tal de darle a Emir la oportunidad real de inclusión en otra escuela. Sabía que no sería tarea fácil conseguirlo todo en un par de meses, pero sucedió.  En un par de meses ya habíamos completado las evaluaciones, había sido aceptado y a pesar que no teníamos casa aún; sólo pasaron unos días para encontrar nuestra casita perfecta. La primera parte estaba resuelta, pero quedaba la peor, cómo Emir recibiría el reto. Cómo asumiría el cambio y sobre todo, cómo actuaría siendo él un niño tan tímido.

Muchas veces lloré pidiéndole a Dios haber tomado la decisión correcta para él. Trato de no escribir desde la tristeza o desilusión, pero eso no significa que no la viva o que a veces no me sienta perdida o asustada ante los retos ante los cuales nos enfrenta la vida o los cuales asumimos nosotros mismos por decisión propia. Soy el tipo de persona que se vuelve más fuerte ante la adversidad, pero también soy la madre que no quiere hacerle daño a sus hijos con sus buenas intenciones de integrarlos en un mundo que no siempre está dispuesto a detener el paso para darles la oportunidad de que igualen su camino.

Pero hoy después de haber completado el año, creo que sólo Dios sabe y reconoce todo nuestros esfuerzos. Los míos son mínimos comparados con la pasión de Emir por aprender y su incomparable determinación por demostrarle al mundo cada día de su vida, quien realmente es él.

 

Qué más puedo decir de él?

- Ese hombrecito de tamaño bajo que ya cumplió los 9 años, y que a pesar que todavía no habla claro no por ello se da por vencido.

- Ese que fue una vez tímido y ahora saluda con entusiasmo.

- Que se sienta a la mesa cada noche mientras habla de sus compañeros y maestros.

- Que dibuja caritas felices premiando sus garabatos y repite sin temor “Muy bien, Emir”

..ese es mi hijo. Y me siento inmensamente orgullosa de él.

No es diferente a nadie, pero tiene la magia de con su paso, demostrarle al mundo que es perfecto siendo del modo que es.

Para el final del día me queda la convicción de que siempre vale la pena hacer nuestro mejor esfuerzo.

Cuando uno mira atrás, es dificil de creer lo que se puede conseguir cuando uno se sobrepone a sus miedos, porque todos los tenemos, la diferencia la hace el modo en que nos enfrentamos a ellos.

 

Related Posts
Leave A Response
  • Nos gustaría escuchar de ti!

    %d bloggers like this: