Destacados
Home Padres de Hijos Con Necesidades Especiales 4 Temores Iniciales Cuando se Recibe Un Hijo con Discapacidad. Cómo afrontarlos con valor.

4 Temores Iniciales Cuando se Recibe Un Hijo con Discapacidad. Cómo afrontarlos con valor.

AVAILABLE IN ENGLISH HERE

La noticia de que un hijo ha nacido o ha desarrollado una discapacidad no es la mejor del mundo. A pesar que no todas las personas viven lo mismo, por lo general esta experiencia llega con lágrimas y muchas preguntas. También existe juicio de los demás y auto-culpabilidad.

La situación desencadena una pregunta común, ya sea con dolor, fuerza o incertidumbre: “Porqué yo?”

Allá afuera hay muchas respuetas. Algunas se aferran a la fe recordándonos que Dios nunca se equivoca, mientras otras vienen de gente más pragmática e incluso cruel que no hacer reparos en apuntar al suceso como un error genético o una desgracia que no tiene nada más que ofrecer. Pero lo cierto y que nos tiene que importar como padres, es el modo en el que nosotros decidamos tomar y lo que querramos hacer de esta experiencia.

Haciendo a un lado todo lo que la gente piensa afuera y el juicio de los demás, lo cierto es que cuando uno se entera de la discapacidad de un hijo, por nuestras mentes pueden pasar sentimientos difíciles de controlar que pueden hacernos sentir como el peor de los padres. Pero así como esos sentimientos son reales, es real también que nos enfrentamos a una vida desconocida y tendremos que empezar de nuevo.

Aquí 4 maneras de entender tus sentimientos y temores, convirtiéndolos en afirmaciones positivas que te ayudarán a dar el próximo paso con esperanza.

Algunos de esos pensamientos o sentimientos que es normal sentir y que se cambian con amor. Entiendo que no todas las personas los viven o los sienten, por eso este artículo es un modo de ayudar a quienes lo viven y buscan respuestas.

1. Este no es el hijo soñado. No me reconozco en él.

Este no es probablemente el hijo con el que has estado soñando durante los últimos meses. Entiendo que de cierta manera este hijo se puede ver un poco o totalmente diferente al que esperabas. También es comprensible que te sientas confundido porque este no es el niño que aparece en los comerciales de pañales o de ropa de bebés, pero adivina qué? Ese sentimiento es sólo una muestra de temor a lo desconocido y si crees en este hijo  y dejas a un lado tu propio prejuicio, este pequeño podrá convertirse en un líder con la capacidad de abrir puertas para muchos otros, mientras reinventa a tu lado el nuevo significado de belleza y normalidad.

Lo primero que debes hacer para empezar a disfrutar de esta experiencia es aprender a acabar con el prejuicio propio. El prejuicio se combate de dos maneras: Educándote acerca del diagnóstico de tu hijo, y encontrando un grupo de soporte donde puedas compartir las altas y bajas de la paternidad.

Errores comunes que cometemos en esta etapa:

- Tenemos una necesidad tan grande de cambiar el mundo y confrontar el juicio de los demás, que enfocamos toda nuestra fortaleza tratando de cambiar el mundo cuando todavía no estamos listos para enfrentarlos. Tómalo con calma y vive día a día. Cada día es un nuevo comienzo.

2. Mi hijo no podrá hacer muchas cosas.

Cierto! No podrá hacerlo todo, así como ningún niño puede en realidad. Tendrá sus propios talentos y construirá su futuro basado en sus fortalezas. Cada niño es único y diferente.

La clave is enforcarse en las habilidades en lugar de las limitaciones. Cada vez que te sientas deprimido, aparta de tu mente las reglas que el mundo dicta acerca de la perfección de un hijo, y aprende a disfrutar de la verdadera perfección de aceptar a los demás y a tí mismo como seres individuales.

Errores comunes que cometemos en esta etapa

- Sentimos el deseo de reparar a nuestro hijo para que sea lo más parecido posible a todos los demás. Sentimos que este es el único modo de conseguir que la sociedad lo acepte y le de una oportunidad.

Lo cierto es que el mundo lo verá de modo diferente el momento que tu lo aceptes de corazón y les enseñes a los demás como tratarlo y cómo amarlo.

3. Mi hijo necesita ser protegido del mundo. Nunca podrá enfrentarse a la vida real solo.

Cuando utilizamos estos argumentos, tomamos decisiones basados en nuestros temores. Amamos tanto a este hijo que queremos protegerlo de los demás. No queremos que sienta que hay otros niños que pueden hacer cosas mejor que él, así que decidimos alejarlo y mantenerlo protegido en todo momento para que no sufra el tormento de ser comparado con otros.

Como todo el mundo, tu hijo necesita y merece ser expuestos a actividades típicas para crecer y desarrollar auto-estima. Aprenderá de los demás y aprenderá además que hay muchas maneras diferentes de vivir y sentirnos ganadores. También los otros aprenderán de él y se sentiran inspirados y agradecidos por su manera única de ser y existir.

Errores comunes que cometemos en esta etapa

- Pensamos que están muy pequeños para empezar al escuela y preferimos dejarlos en casa más tiempo

- No queremos forzarlos o molestarlos, así que preferimos no empujarlos a dar lo mejor de sí mismos.

- Nos enfocamos en los resultados en vez de premiar el esfuerzo que ellos hacen a cada paso

-  Hacemos sus vidas lo más fáciles posibles porque sentimos que ya tiene demasiados retos y haciendo todo por ellos los haremos sentir mejor.

Nada es bueno o malo por si mismo, todo tiene los ingredientes perfectos para retarnos a dar lo mejor de nosotros mismos y a crecer. Todo depende como miremos el vaso: medio lleno o medio vacío. Todos crecemos  y evolucionamos en los retos.

4. Como madre o padre nunca seré feliz después de esto. Viviré una vida sin descanso, de lucha y dolor

La parte más impresionante de criar hijos con discapacidad es la increíble habilidad que esta experiencia tiene de cambiar nuestras mentes  y hacernos evolucionar como seres humanos. No hay nada más especial que encontrarnos un día disfrutando con el alma ver crecer a estos hijos y aprendiendo lecciones de cómo hacer de cada día el mejor. Usted aprenderá a celebrar cada paso y amará a ese hijo en cada lágrima y cada sonrisa.

Te prometo que habrá un día en el que mirarás a ese hijo y te preguntarás: Cómo fue posible haber dudado alguna vez que este sería el hijo perfecto para mí?

Cuál es el secreto de la felicidad y la realización personal cuando se crían uno o más hijos con discapacidad?

No se trata en realidad de cómo se ve el hijo o lo que puede hacer para impresionar a los demás. El verdadero secreto es el poder que el amor tiene sobre nosotros. I no es que el amor nos haga ver las cosas desde una perspectiva diferente, es simplemente que nos ha transfomado para bien.
Síguenos en facebook y twitter!


 

Leave A Response
  • Leave a Reply

    Your email address will not be published. Required fields are marked *

    You may use these HTML tags and attributes: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>

    %d bloggers like this: