Destacados
Home Padres de Hijos Con Necesidades Especiales La Inclusión Escolar Nos Beneficia a Todos

La Inclusión Escolar Nos Beneficia a Todos

Cuando se habla de inclusión o integración educativa, existen diferentes percepciones dependiendo de la posición en que uno se encuentre: La mayoría de las veces la figura es la siguiente:

SOCIEDAD : Es un favor

EDUCADORES : Es una obligación

PADRES : Es un derecho

Lo ideal es entender que es en cambio, un proceso natural que sucede de forma espontánea cuando los seres humanos involucrados tienen la educación y buena disposición para que se logre. 

Muchas personas piensan que todo lo que se expone y se escribe en este blog es resultado de vivir en un país de primer mundo donde todo funciona de modo perfecto, o por lo menos mejor que en los países Latinos de los cuales somos originarios. Al respecto, tengo que reconocer que cuando decidí mudarme a los Estados Unidos lo hice pensando en evitarle al hijo que llevaba en mi vientre y que había sido diagnosticado con síndrome de Down durante el embarazo; el dolor de ser rechazado en una sociedad excluyente de la que yo también formaba parte.

Mi sueño Americano no era ganar más ni tener todo lo que nunca tuve en mi país de origen, era simplemente darle a mi hijo una oportunidad de ser aceptado e integrado en una vida común. A diferencia de muchos inmigrantes, cruzar la frontera no fue para mí un avance económico, todo lo contrario, fue comenzar de cero y renunciar a la comodidad y posición que había ganado en mi ciudad natal a lo largo de los años. Fue una decisión de amor.

embarazo-sindrome-down

Lo de la inclusión no fue una realidad inmediata como yo pensaba, en Estados Unidos al igual que en todo el mundo hace falta luchar y trabajar mucho para que tu hijo tenga la oportunidad de ser integrado. Hasta hace falta más, porque además de lo común, hay que aprender a dominar un segundo idioma, hay que entender un nuevo sistema, hay que ganarse el respeto de una comunidad totalmente diferente.

Emir pasó varios años de educación especial hasta que yo gané el conocimiento y la fortaleza que necesita para comenzar su proceso de inclusión, y la verdad cuando miro atrás y veo todo lo que ha conseguido hoy, siento que perdió valiosos años de su vida, pero por otro lado, también se que cada paso lo ha traído donde esta hoy, y que no porque despertemos más temprano sale antes el sol. Hoy a sus 10 años, mi hijo está en el lugar perfecto, aún así no se han acabado y probablemente nunca se acabaran los retos que asumimos cuando abrazamos la inclusión, por supuesto, tampoco nunca se acaban los premios y la motivación.

Algo que hemos aprendido a lo largo de los años, es a tener fe verdadera en Emir, en sus habilidades de integración, y también hemos aprendido a respetar su ritmo y el modo en que se acerca a los demás. En su tercer año de integración en un aula típica, ya Emir forma parte de su grupo de compañeros, se mueve sólo en la escuela, es independiente, seguro de si mismo, e increíblemente sociable, ese es el mejor regalo de la inclusión para él.

Y el regalo de Emir para el mundo, ¿Cuál es? Ese es él, con su incomparable aporte como individuo, compañero, ser humano, amigo e hijo. Emir también tiene un futuro, y nosotros un motivo y un camino junto a él.

 

Leave A Response
  • Nos gustaría escuchar de ti!

    %d bloggers like this: