Destacados
Home Padres de Hijos Con Necesidades Especiales Un hijo con síndrome de Down. El orgullo nos llena el alma con el paso de los años.

Un hijo con síndrome de Down. El orgullo nos llena el alma con el paso de los años.

En dos días más Emir estará cumpliendo 8 años. Sin darnos cuenta ese bebé débil y blanco azulado se convirtió en un hombre en potencia. Cada nuevo año hay algo grande que celebrar, algo tan grande e importante como que ya se baña sólo, que ya sabe prepararse su sandwich favorito de mostaza con jamón, o que a pesar de lo grande e independiente que es todavía me salta encima para derretirme con un beso.

Hay tantos motivos para sonreir y llenarse de orgullo

- Cuando escribe su nombre en las cajas de fideos para que nadie las coma sin su autorización

- Cuando me despierta los domingos a las 6 de la mañana disfrazado de surfista de la cabeza a los pies

- Cuando me cede su espacio en la cama para acostarse sobre mi pecho

- Cuando me despierta en la madrugrada para decirme “I love you”

- Cuando trata de convencerme que en vez de ir a la escuela sería mejor que nos quedemos a comer huevos y mirar Curious George

- Cuando se enoja y frunce el ceño

- Cuando sonríe e ilumina mi universo con esa fuerza que sólo irradia su corazón

Se quedaron atrás las excusas, los temores y los tormentos. No hay nada fuera de serie en nuestras vidas, porque todo es increíblemente corriente y especial a la vez.

Tengo que agradecerle a este jovencito por su capacidad intensa de hacerme sonreir, por su poder inmenso de hacerme sentir única, por su amor, por su ternura y por su forma irrepetible de ser, existir y enseñarnos a vivir.

Cuando lo pusieron en mi pecho bañadito en sangre y con los ojos entre abiertos, yo no tenía duda alguna que había nacido en mi vida el amor. Esos ojos se fueron abriendo poquito a poco, y junto a su crecimiento la vida tomó un propósito y el propósito se alimenta cada día de su increíble amor.

Cuando nació el doctor me dijo que no podría hacer muchas cosas, pero se olvidó de advertirme lo más importante: de lo feliz que sería yo descubriendo y disfrutando de todo lo que podría, de la magia con que transforma algo común en una fiesta y de lo indescriptible de su modo de enfrentar la vida, aprender, compartir y crecer.. de todo lo que lograría siendo simplemente “Emir”

No necesito compararlo con nadie porque es sencillamente incomparable, y este gigante pequeño de ojitos rasgados y dedos cortitos, es el hijo perfecto, el hijo que nunca soñe, porque hasta que nació no había aprendido a hacerlo: a soñar con los ojos despiertos y a amar con el corazón abierto.

Síguenos también en :

Unete a nuestra red social privada de padres en Si podemos amar lo podemos todo
No te vayas, mira todo lo que tenemos para tí!

Leave A Response